Todo el que ha tenido un dispositivo Android y que le gusta ir más allá de su uso convencional -y aun otros que no, se hab visto con la necesidad de rootearlo.

Rootear un dispositivo significa ganar acceso al Root -o raíz, del sistema operativo. Esto es equivalente al jailbreak de iOS, o lo que sería permiso de administrador en Windows. Por defecto, los dispositivos Android no vienen Rooteado. Llega el momento en que alguna app que queremos instalar o alguna actividad que queremos realizar nos solicita acceso al Root.

En mi caso, dos razones -entre otras- quiero mencionar, que me llevaron a esto. Primero, necesitaba usar una app de auditoría de Wi-FI para «probar» la fortaleza de las contraseñas de los wifi de mis vecinos :v lol. Segundo, necesitaba mover y/o eliminar las apps infladas que mi dispositivo trajo por defecto que me estaban consumiendo espacio, y lo quería hacer con los comandos linux a los cuales obtuve acceso con el Emulador de Terminal para Android.

Contrario a otros métodos, que el rooteo lo hacen desde una PC y requiere la instalación de los controladores -o drivers del dispositivo en esta, Kingroot permite realizar el rooteo desde el mismo dispositivo.

Kingroot, en cierta forma toma control de tu dispositivo, algo que a algunos no les gusta. Cada vez que se ejecuta una app que requiere acceso al root, Kingroot le preguntará si desea permitir o denegar.

Puede descargar Kingroot desde este enlace.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s